Se le ha encargado a el 7 de agosto 2017 por parte del ministerio de agricultura, salud y consumo francés una solicitud de apoyo científico y técnico relativo a los riesgos para la salud humana unidos a la presencia de fipronil en huevos destinados al consumo.

La agencia acaba de publicar su evaluación de riesgos asociados al consumo de huevos contaminados por fipronil.

El fipronil es una sustancia activa autorizada a nivel europeo como sustancia fitosanitaria para ciertos usos (tratamiento de semillas para las producciones de invernadero como los cultivos de cebollas, chalota, puerro y ciertos cultivos de la familia de las brasicáceas cultivadas al aire libre con cosecha antes de la floración.

En Francia, ninguna preparación fitosanitaria a base de fipronil está autorizada.

El fipronil está autorizado en Francia como antiparasitario en los medicamentos veterinarios para los animales de compañía. No está autorizado para el tratamiento de ganado destinado al consumo.

Ninguna exposición del consumidor a través de los productos alimenticios  se espera de dichos usos. Los residuos de fipronil encontrados en los huevos y en la carne de pollo en julio del 2017 son objeto de un uso fraudulento de dicha sustancia para tratar los piojos rojos de las gallinas.

Toxicidad:

El fipronil tiene una toxicidad liderada y no está considerado como genotóxico, cancerígeno o toxico para la reproducción.

Los efectos observados en los humanos tras la exposición aguda a preparaciones que contienen fipronil son generalmente benignos. Los efectos que pueden seguir en caso de ingesta, visto el mecanismo de acción del fipronil y los datos experimentales, son efectos neurotóxicos, sobre todo convulsiones.

Evaluación del riesgo asociado al consumo de huevos con fipronil:

A partir de los datos franceses de consumo, es posible estimar la concentración en fipronil que no hay que sobrepasar en los huevos para que la exposición resulte inferior al valor toxicológico de referencia agudo (ARfD de 0,009 mg/kg pc).

Sobre la base de consumo máxima para los niños de 3-17 años (20,83 g/kg pc/j), esta concentración seria de 0,43 mg/kg d’œuf para la suma de fipronil y su metabolito sulfon MB461367.

Sobre la base de datos recolectados por la Agencia en sus estudios nacionales de consumo alimentario, la evaluación del riesgo ha permitido identificar la cantidad máxima de huevos que pueden consumirse de una sola vez sin exponerse a un riesgo agudo. Esta evaluación ha sido realizada para diferentes tipos de población y sobre la base de una concentración máxima de fipronil en los huevos contaminados comparable a la repertoriada a día de hoy en Europa (1,2 mg/kg de huevo). Sobre esta base, la cantidad máxima de huevos que pueden estar contaminados varia de uno un (para un niño de 1 a 3 años) a diez por día (para un adulto).

Las conclusiones de la Agencia:

En caso de sobrepasar los niveles de consumo máximo de huevos o de carne de gallina contaminados identificados por la Agencia, el riego no puede excluirse .

Aun así, teniendo en cuenta las concentraciones de fipronil observadas a día de hoy en los productos contaminados, y considerando la caracterización de los peligros de dicha sustancia, el riesgo de efectos sanitarios parece muy bajo.

Las recomendaciones de la Agencia:

  • Anses recuerda en primer lugar que los productos para los que la concentración en fipronil sobrepasan el LMR no deben ser comercializados ni mantenidos en el mercado.
  • Si se realizan medidas del nivel de contaminación por fipronil en los productos alimentarios preparados susceptibles de contener huevos u ovoproductos contaminados, será necesaria tener en cuenta el factor de dilución de los huevos u ovoproductos en los productos alimentarios para comparar estos resultados al LMR.
  • Si los pollos, los huevos o los ovoproductos contaminados o susceptibles de estar contaminados deben eliminarse, conviene asegurarse que el proceso de eliminación puesto en marcha garantiza la ausencia de toda contaminación ulterior de la cadena alimentaria.